martes

La post society



La post modernidad
La sociedad se compone de dos puntos principales: la moral y la cultura. La moral dicta todo lo que considera aceptable o reprochable por parte de la sociedad, como, por ejemplo, hace un siglo atrás era inaceptable una mujer trabajadora soltera y con hijos, pero hoy en día se es visto en países desarrollados como el máximo exponente de una mujer. Por otro lado, está la cultura, la cual varia, al igual que la moral, por tiempo y espacio; es visto como algo malévolo matar una vaca en la India, pero es algo de lo más común en el Paraguay, a su vez podemos ver como en España se está reprochando la cultura antiquísima de la tauromaquia. Estos puntos expuestos se relacionan directa entre sí: la cultura está condicionada por la moral y la moral está condicionada por la cultura.
Gracias al avance científico y económico de Estados Unidos y la falta de presencia de varias costumbres de diversas naciones, le proporcionado a esta nación el derecho de ser el faro de la cultura del mundo, dejando a Francia en segundo plano. Pero este faro se diferencia del anterior del punto el que este no permite, por así decirlo, variaciones de sus obras o pensamiento, véase las corrientes pictóricas provenientes de Francia en contraste de las obras de Hollywood. Mientras las corrientes provenientes de Francia proporcionaban un marco de realización y producto final, la línea ideológica de pensamiento hollywoodense es quien guía la obra; podemos ver obras del realismo alemán y del realismo francés acarrean sus propias posturas de lo que es el realismo pictórico, mientras que la película paraguaya llamada “Leal” es una copia, pero con ambiente paraguayo de las películas de acción hollywoodense.
Pero ¿qué tiene que ver todo lo anterior con la sociedad post moderna?, todo empieza con la idea del capitalismo enfermizo, lo cual consiste en la venta de productos innecesarios de manera abrumante al consumidor; pero este modelo no funciona si no se tiene a los consumidores correctos, estos son los siguientes: los niños y las personas sin vínculos emocionales fuertes. Los primeros no pueden ganar dinero para gastar y los segundos sostienen una madurez ante la compra, lo cual lleva a pelar una visión infantil y libertino de la vida. Los “adultos” claman y hacen estupideces para ser vistos, se le atribuye al abuso sin freno como madurez, las relaciones son vistas como opresivas, varios claman al estado para que cambie el lenguaje, todos los nuevos movimientos políticos carecen alguna base sólida y si no fuera poco, obligan a la sociedad a aceptar su identidad descabellada e ilógica (véase a los no binarios). Irónicamente la infancia está siendo relegada y llevada a su intento de eliminación, podemos ver niños que se visten como adultos, niños haciendo y diciendo cosas fuera de su edad, niños siendo obligados a participar de programas donde se los separa de su limitación para llevarlos a una versión aceleradamente madurada de sí mismos y los ejemplos siguen; pero lo mencionado es algo antiguo, pero nunca a tal escala y con un fin más vacío: el espectáculo.
Vivimos en la era del espectáculo, si no entretiene no existe. Las redes sociales están plagadas de gente realizando actividades extremadamente peligrosas o altamente cargadas de grima, sin olvidar la hipersexualizacion, en afán de ser vistos y aceptados por la comunidad de las redes; no obstante, la política no se escapa de lo mencionado, entendiéndose a Trump con una constante diarrea verbal de discursos sin sentido que desembocaron en una propaganda por su constante mención en los llamados “memes”, los cuales proporcionaron al mismo la incersion en la mente de los votantes. Claramente la sociedad no le gusto haber votado por tal persona y decidieron lloriquear constantemente para que alguien lo saque del poder.
La sociedad del espectáculo es la sociedad del servicio (Netflix, Spotify, Uber), que esta proviene de la sociedad del consumo, la cual por lo menos garantizaba que se tenía lo que se consumía. Ahora este constante vacío se llena con lo primero entretenido que aparezca, como lo era el “dab”; comenzó porque alguien lo hacía a modo de festejo por realizar una actividad o ganar algo, esto llevo a productos derivados y su amplia utilización por todos y por la saturación del mismo se convirtió en símbolo de vergüenza ajena y termino en el olvido.
Nada se escapa al espectáculo, incluso el anti espectáculo, la rebeldía. Esta rebeldía se vende a precios accesibles como Black Mirror en el servicio de “streaming” de Netflix o en precios tan altos como el cielo en las obras de Banksy, el cual provee una crítica light de la sociedad. Curiosamente el mismo destruyó por la mitad (con un mecanismo a batería que estaba dentro del marco desde 2006) una de sus obras al golpe del martillazo de una subasta, irónicamente esta crítica al capitalismo elevo el valor de la obra, pasando de un millón de euros a dos millones.
Pero EEUU no es el único que provee productos culturales pop, también varios países primer mundistas como lo es Japón, que a pesar de ser la cuna de grandes obras artísticas, nos da unos animes que la ausencia de arte es llenado por explosiones y cuerpos atractivos; a su vez tenemos a Corea del Sur, que nos invade con lo denominado K-pop, una música que posee bailes espectaculares, con chicos altamente maquillados y vestidos llamativamente, con un ritmo movido y unas letras débiles. Estas bandas de este género se componen hasta de veinte integrantes y son formados por empresas con la finalidad de vender sus productos. Mientras bandas normales sacan un álbum cada 2 o 3 años, estos k-popers sacan 2 o 3 álbumes por año.  
Las obras de todas las artes también caen víctimas de este show constante de la sociedad, con un factor agregado del capitalismo exacerbado: un cuadro azul que vale varios que vale una cantidad exuberante de dinero por solo tener el nombre “Miró” en él. Efectivamente, este anterior ejemplo es lo que se llama hamparte, lo cual es una obra que gana valor intelectual por el nombre del artista. Normalmente estas obras son simples de hacer y valen mucho dinero. Claramente parece que escapan del espectáculo, pero escuchando las producciones artísticas de Yoko Ono enseña que está bastante presente… junto con la nueva obra antisistema de Banksy.
Lo más curioso y lo más triste es que ni la religión ni la ciencia se escapa de esto, véase newsboys y la gran mayoría de artistas de música cristiana y por parte de la ciencia Neil deGrasse Tyson.
Efectivamente, Nietzsche tenía razón Dios está muerto, y la sociedad humana llena ese vacío moral y religioso con mitos como lo son avengers y star wars, los cuales se vuelven fanáticos y te atacan sin pensarlo dos veces si cuestionas la calidad de estos productos. Otra cosa que está plagada de fanatismo es la lucha entre IOS y Android, XBOX y playstation, y la lista sigue.
            También hay otras religiones si no te gusta los “productos capitalistas”, querido zurdito. Existe el pensamiento positivo, con sus principales exponentes: Coelho y la escritora del secreto. La doctrina se basa principalmente en que, si deseas algo con todas tus fuerzas, el universo conspirara en tu favor; para que esto funcione debes pensar en positivo, sino te pasara a lo mismo que al sudeste asiático en 2004, un sunami que mato a mucha gente. Según la emisaria del secreto, este sunami fue atraído por la negatividad de la población. Por eso debes pensar positivo para que todo vaya mejor y esto es asi porque eres especial, eres el centro del mundo y no necesitas gente apoyándote para que algo cambie en tu ambiente. Hablando seriamente, todas las emociones son necesarias no solamente el amor y la felicidad, sino también el miedo que nos ayuda a sobrevivir, la tristeza que nos ayuda a desahogarnos y el enojo que nos impulsa hacer el cambio.
            Si uno es intelectual, de un alto coeficiente intelectual, puede optar por el culto a la técnica, el cual propone que todo se arregla con la ciencia y la misma dicta la verdad absoluta (puesto que en la realidad no soluciona el vacío existencial ni dicta alguna verdad absoluta). En contra partida está el naturalismo, que todo lo proveniente de la naturaleza es bueno y que todo lo que hace el hombre es malo, ya que la medicina es mala, las tecnologías de la comunicación son malas y la agricultura es cien por ciento natural, la naturaleza domestico las plantas y las dejo a nuestra disposición. Por el lado de la naturaleza tenemos el hermoso regalo de las enfermedades, desastres naturales, canibalismo, violación infra e inter especies, la ingesta de crías, la ley de la muerte y muchos otros regalos. Obviamente lo natural es mejor por eso sosteniendo mi iphone último modelo con la izquierda, te señalo con la derecha los diversos productos “bio”, que son one hundred por cent mejores para ti y el ambiente, claro, son más caros, pero son mejores.
Las palabras género, sexo, LGTB, conservadorismo, cristianismo, feminismo, derecho y privilegio fueron masacradas, dejándonos el género es un espectro, hay 30000 sexos, conservador es retrograda, LGTB es una asociación de nazis que cazan hombres cis-genero blancos heteros, el cristianismo es un instrumento de opresión y el hiyab es libertad, el feminismo es el partido que debe dominar el mundo para que sea libre y los derechos son ahora privilegios; sin olvidar claro, el feminismo post moderno es parte del LGTBQ+(NAZI) que argumentan que el género no existe.
            Desde un análisis más acercado podemos ver que el LGTBQ+ posee unas ciertas características: tienen una raza como enemigo, promueven una ideología que se puede implementar en todos los ámbitos de la vida, poseen un símbolo, todos los miembros deben tener el mismo paradigma y filosofía de vida, sugieren que ellos en el poder el mundo sería mejor, ellos marcan (censuran) cosas ofensivas para ellos y todos atacan aquellos van en contra de su movimiento. Solo falta un caudillo y tendremos la réplica de cierto movimiento político famoso del siglo XX.
            Los puntos anteriores tienen todos algo en común, una directa o indirecta exaltación al placer sin control y el hiperindividualismo. El placer sin control es una reinterpretación de las ideas hedonistas, que el placer es lo que trae la felicidad y es la felicidad en sí misma. Pero este neohedonismo va más allá de la idea de los placeres simples, más bien, a la idea de una constante autosatisfacción del placer con cada vez cosas más elaboradas tales como simulaciones para tener sexo con un ser virtual, claro es cierto que la eyaculación previene el cáncer de próstata (un estudio serio y con fundamento valido en el resultado) pero no se menciona que la pornografía mata neuronas y hace más tonto al espectador (estudio también serio y con fundamentos). El placer es más que sexo, también lo es comer: hoy día se da una corriente de cambio en los países primer mudistas, la cual sostiene que la mujer obesa es más hermosa que la modelo delgada. En primera intancia parece algo bueno, pero en realidad es una trampa, puesto que la obesidad es muy peligrosa para la salud del individuo.
            El hiperindividualismo parte de la idea que todos somos especiales y que podemos vivir totalmente solos, de ahí nace los amigos con derechos, que dicta que uno puede obtener placer con otra persona sin formar lazos más fuertes. Llevado al extremo se tiene el verdadero hiperindividualismo, que es vivir en completa soledad; significando, que se puede ir al trabajo donde haya gente, pero al volver a casa se disfruta de netflix, se pide una comida sin llamar, se tiene sexo virtual y se tiene charlas en una red social o en un videojuego. Todo lo anterior se repite cada día de la vida.
            A fin de cuentas, nuestra sociedad está pasando por una crisis moral y cultural, pero eso no significa que estén justificados los neonazis y los grupos religiosos cerrados. La sociedad debe madura y comprender que todo en este mundo no se puede reducir a una cosa, que la felicidad se consigue en el trabajar y como resultado del mismo, que nada es negro o blanco en lo terrenal y que no todos pensarán igual, así mismo tienen derecho (ningún privilegio) a expresar sus ideas y creencias.  En síntesis, la cultura y la moral no deben ser reemplazadas con banalidades o conservadas por la eternidad, sino deben evolucionar.
           

2 comentarios: